Pesca con mosca en Junín de los Andes marzo 2009
Autor : Pepe Perrone

Como en una nota anterior a principios de temporada me quedé con las ganas de ir a pescar a Junín de los Andes, gracias al mal comportamiento de algunos "amigos" o "compañeros de pesca"; por lo tanto este viaje se fue postergando y formando otro grupo, que aprendieron esta técnica de pesca conmigo, y ya me lo venían pidiendo (Luisisto Milesi, Luis Nardi y Pablo Barletta, estos dos últimos de la ciudad de Pergamino). Nos pusimos de acuerdo para salir el 6 de marzo a la tardecita desde Junín (B.A.); se imaginarán la ansiedad, completar la caja de moscas, preparar equipos (que seguro están listos, pero igual desarmamos todo y lo volvemos a armar), averiguar cuáles andan mejor en esta época del año, y al final hasta las previsiones climáticas, que aunque se pronosticara mal tiempo igual teníamos que ir en esa fecha.



El día llegó, subimos a la ruta y destino final Junín de los Andes. Al llegar a esta arribamos a la cabaña de nuestra anfitriona y amiga, Estela quien nos estaba esperando con una picada. Sacamos las licencias, armamos equipos a las 4 o 5 de la tarde ya estábamos en la curva del manzano en el río Chimehuín. Por mas que practicamos todo el año (en aguas quietas) y al hacerlo en el río el cual tiene una fuerte correntada, comienzan las puestas a punto, no del equipo sino nuestra; algunas galletas, nudos de viento, malas correcciones de líneas o mends, cambios de moscas hasta que le tomamos nuevamente la mano a la presentación de estas. Allí comenzamos a clavar algunas arco iris chicas; volver a la cabaña, cenar, comentar pormenores y defectos.

Al día siguiente desayunar temprano y rumbo al Malleo, allí ya puestos a punto desde el día anterior, comenzamos los lances y se sucedieron varias capturas de arco iris y fontinalis chicas, luego del mediodía, descanso obligado por el calor, el cual nos acompañó toda la semana incluso uno de los días llegó a los 34 grados, para retornar a la actividad y seguir hasta la puesta del sol (Nos dio muy buen resultado preparar sándwiches antes de salir a pescar, llevarlos envueltos, un vaso y un jugo deshidratado para almorzar, así simplemente hacemos un alto en la jornada de pesca para luego seguir). En ese momento , tuvimos algunas capturas interesantes, de truchas arco iris de mas de 1 Kg. lo cual nos dejó satisfechos en lo que a pesca se refiere. Los días van pasando, visitas al Chimehuín, río abajo o hacia arriba antes de la boca, siempre la misma situación, muchas capturas de truchas chicas y algunas superaban el kg, con varias presas de mas de 2 Kg como la capturada por Luis Nardi que creo mas de 2,5 Kg en el río Malleo con caña Echo classic #3. Casi todas con moscas secas, donde las mas efectivas fueron las emergentes, Adams, royal coachman, humpy, ninfas como las prince y copper jhon; y el último día en el río Chimehuín Luisisto Milesi sacó una arco iris que por su tamaño pesaba alrededor de los 2 Kg con una hormiguita en anzuelo # 18 que en realidad era para pescar en los ríos de la provincia de Córdoba. Visitamos también el río Caleufú cerca de su naciente obteniendo mas de 20 presas cada uno. Quiero recordar que el peso que doy de los peces es estimado, ya que ninguno fue pesado, ya que se devolvieron a su elemento lo mas rápido posible para evitar que estos sufran las consecuencias del stress.

En realidad pescamos cerca de 100 a 120 truchas cada uno de nosotros, todas fueron devueltas. El último día de pesca fuimos a un sector del Chimehuín, y en un remanso veo un par de truchas comiendo en superficie, era el anillo de la subida (the ring of de rise) como hemos leído tantas veces en notas y libros. Me arrime por detrás de ellas agachado y luego de un par de lances veo como una de ellas toma mi mosca y desencadena una lucha espectacular, con caña Rise Z # 3 y un mosquito en # 18, un pique de los que se describen en todos los libros, algo hermoso. yo a los gritos para que alguien me saque alguna foto, y así fue. Pablo Barletta quien corriendo entre las rocas y sacó esas fotos se arrimó y luego de dejar tranquilizar el lugar volvió a hacer unos tiros y también tuvo su premio, otra de mas o menos 1,5 Kg también. Se puede pedir algo mas, es estar entre el cielo y la tierra. Son piques y vivencias que no se olvidan.

Transcribo algo que leí en el prólogo de la traducción del libro "In the ring of de rise" (en el anillo de la subida) de Vincent Marinaro, la frase pertenece a Rafael Sabatini: " ...la tiránica fascinación conque la pesca acoge para siempre a aquellos que se iniciaron alguna vez en el interior de sus misterios. Los enigmas que presenta no tienen fin; tan pronto como uno es resuelto, mediante dedicación y pensamiento, surge otro que ocupa todos nuestros esfuerzos. En ocasiones la resolución de un problema entraña la creación de otro. Y de esta forma la tiranía continúa. Únicamente aquellos capaces de pensar que la pesca no les aportará nada a sus conocimientos, no tienen una idea de lo que significa capturar un pez"

Fue un viaje sensacional lleno de anécdotas y compartir vivencias de pesca que todos ansiábamos desde hacía ya bastante tiempo.